martes, 1 de septiembre de 2015

AZTEC CHALLENGE (COMMODORE 64)


Toda plataforma electrónica destinada a este lúdico deporte que nos aúna siempre tiene un pequeño grupo de compañías que la representan, que dan cierto sello de calidad y que cualquier usuario de dicha plataforma se lance de cabeza a alguno de los títulos de estas compañías. 

En el caso de Commodore 64 pasaron varias compañías a ser bandera de la misma pero sin duda los fanáticos de esta microcomputadora recordarán con mucho cariño a Cosmi y más especialmente a Robert Tegel Bonifacio autor de varios títulos de esta compañía, entre ellos Caverns of Khafka, Super Huey UH-IX --primer simulador de vuelo que tengo memoria de haber jugado-- y el juego del que hablamos hoy Aztec Challenge.

El bueno de Robert nació allá por los años 60 en Victorville, California. al poco tiempo de nacido se mudó a Europa, y en 1976 convenció a su mamá de que le compre un Atari 2600. Inmediatamente se enamoró de los videojuegos, tal es así que para 1981 ya había escrito 5 videojuegos completos y entre los dos que publicó de estos 5 estaba Aztec Challenge. Tal es el éxito que tuvo con este juego que le sirvió para pagar toda su carrera universitaria. Aztec Challenge fue creado originalmente para Atari 400/800 y reversionado a C64 por otro gran desarrollador de este generoso artefacto, Paul Norman autor también del conocido Forbidden Forest y colaborador en Caverns of Khafka.

En Aztec Challenge el jugador debía recorrer un anciano templo Azteca evitando una variedad de peligrosos obstáculos. El juego usaba la modalidad que hoy conocemos como minijuegos, cada nivel era un juego totalmente distinto del otro con diferentes obstáculos, diferentes perspectivas y distintas formas de explorarlo. El juego comenzaba con una vista trasera del personaje principal --a vistas claras un indígena, probablemente Azteca también-- que corría entre dos filas de guerreros que arrojaban lanzas y debía esquivar hasta alcanzar la entrada del templo principal que se vislumbraba en el horizonte. Una vez superada la primera fase --que no era en absoluto fácil-- pasábamos a un nivel 2D de scroll vertical donde debíamos trepar una gigantesca escalera mientras esquivábamos unos gigantescos pedruscos que se nos venían encima, y una vez finalizada esta escalera ingresábamos a una serie de habitaciones cada una con diferentes desafíos y obstáculos a esquivar de forma horizontal y así continuaba por varios niveles más todos con su particular manera de jugarse.

En 2003 el propio Norman rehízo el juego y lo llamó Azteca: Queen of Quezalcoatl, que podía jugarse en su propia web, pero lamentablemente hoy no funciona. También existe un demake para Atari 2600 que curiosamente incluye más niveles que el original de Atari 400 llamada A-VCS-tec Challenge.

Una reseña de Excetia.com