jueves, 10 de marzo de 2016

KONIX MULTISYSTEM, LA CONSOLA QUE NUNCA FUE


No todas las consolas que se planifican, llegan a ver la luz. Uno de los casos más sonados de consolas canceladas es el de Konix Multisystem, un sistema de 16 bits de origen británico que estaba destinado, no sólo a competir contra el Amiga, el Atari ST o la Megadrive, sino también a cambiar la manera de diseñar el hardware de una consola o de un periférico.

Sus orígenes más remotos se encuentran en 1988, cuando el fabricante de hardware Konix (conocidos por fabricar periféricos para los microordenadores de la época) diseñó un nuevo y ambicioso periférico bajo el nombre en clave de Slipstream, el cuál podía ser usado como un volante de un coche, una cabina de vuelo o una manivela para la moto. Además también dispondría de force feedback (un elemento común en este tipo de periféricos a partir de los próximos años). Durante el desarrollo, se dieron cuenta de su potencial y decidieron llamar tanto a Creative Devices Ltd como a Flare Technology (empresa fundada por los creadores del ZX81 y del ZX Spectrum) para convertirla en una nueva máquina de 16 bits, bajo la supervisión del programador Jeff Minter.

Después de desechar varios prototipos, con la intención de lanzar la consola a 200 libras, Konix Multisystem iba a contar con un procesador 8086 de 16-bits a 6 Mhz, un coprocesador ASIC y 128K de RAM (ampliables a 256K). El chip de vídeo contaría con una paleta de 4096 colores y mostraría tres tipos de resoluciones que van de los 16 a los 256 colores. En cuanto al chip de sonido, poseería un procesador digital RISC y sonido estéreo. El formato de los juegos sería el de un diskette de 3,5”, a pesar de que tendría una ranura de expansión para los cartuchos.

Konix Multisystem sería finalmente presentada en una fería del juguete en Londres, en febrero de 1989, con una fecha de lanzamiento prevista para agosto de aquel año. Compañías como Electrocoin, Linel, Llamasoft, Logotron, Lucasfilm, Mirrorsoft, Ode, Ocean, Palace, System 3, Thalamus o U.S. Gold se comprometieron a desarrollar títulos para la consola. Se conoce la existencia de 21 juegos previstos para la consola, incluyendo un port del Attack of the Mutant Camels, la secuela del Last Ninja, Hamerfist o Star Ray, además de varios periféricos como una pistola de luz o una silla hidráulica, al estilo de las cabinets de After Burner o G-Loc de Sega.

Sin embargo, la fecha de salida de Konix Multisystem se iba retrasando hasta bien entrado el año 1990. Esto se debe a varios desacuerdos entre los desarrolladores, debido a las limitaciones del hardware, haciendo que se cambien una y otra vez las piezas del hardware, lo que produciría una falta de fondos para la fabricación de estas, llevando a que se cancelara el lanzamiento de la consola.



Algunas piezas de la consola fueron recicladas para el próximo proyecto de Flare, Flare Two, lo que a la larga se acabaría convirtiendo en la Atari Jaguar.

Después de que Retro Gamer publicará un amplio artículo sobre la consola en 2004, el programador Savoury SnaX se animó a crear un emulador basado en el hardware de la Konix Multisystem, recibiendo una versión inacabada de The Attack of Mutant Camels. Este emulador se lanzó para Windows y requería un driver especial para emular el sonido. Las únicas ROMs disponibles son las de la propia BIOS y el ya mencionado Attack of Mutant Camels.

Para finalizar el artículo, os dejamos con un tráiler de la consola que apareció en el VHS “Telegames – What Videogame?” del año 1990.



Si queréis saber más sobre la Konix Multisystem, no os olvidéis de pasaros por http://www.konixmultisystem.co.uk/, una completísima página web con un montón de información, documentación y material gráfico relacionado con la consola. Gran parte de ese material ha sido cedido por los propios implicados en el proyecto.

Una reseña de Alexey Kiddo