viernes, 1 de abril de 2016

Recordando a los juegos exclusivos de Commodore 128



El ordenador doméstico/personal Commodore 128 ('C128, CBM 128, C=128) fue la última máquina de 8 bits comercializada por Commodore Business Machines (CBM). Presentada en enero de 1985 en el CES de Las Vegas, apareció tres años después de su predecesor, el exitoso Commodore 64. El diseñador principal del hardware de la C128 fue Bil Herd.

El C128 es un sucesor significativamente expandido del C64 y, a diferencia del anterior Plus/4, casi completamente compatible con el C64. Incluye 128 KB de RAM, en dos bancos de 64 KB y una salida de vídeo RGBI de 80 columnas (gestionada por el chip 8563 VDC con 16 KB de RAM de vídeo dedicado), al igual que una caja y un teclado sustancialmente rediseñados, el cual incluía cuatro teclas de cursores (los Commodore anteriores tenían dos, requiriendo pulsar mayúsculas para mover el cursor hacia arriba o a la izquierda), además de las teclas Alt, ayuda, escape, tabulador (no presente en los modelos anteriores) y un teclado numérico.


A finales de 1985 Commodore lanzó al mercado europeo una nueva versión del C128 con un chasis rediseñado. Llamado Commodore 128D, este nuevo modelo europeo presenta un chasis de plástico con un asa de trasporte en un costado, incorporando una unidad de disco 1571 en el chasis principal, reemplaza el teclado integrado por uno separable y añade un ventilador de refrigeración.


Debido a que el C128 puede hacer funcionar virtualmente todo el software del C64 y con la siguiente generación, los ordenadores caseros de 16 y 32 bits, principalmente el Commodore Amiga y el Atari ST, ganando terreno, se creó relativamente poco software para el modo nativo del C128 (probablemente del orden de 100 a 200 títulos comerciales, más los programas en dominio público y escritos en las revistas) Mientras el C128 vendió 4 millones de unidades entre 1985 y 1989, su popularidad palidece en comparación con la de su predecesor. De esto se culpó a la falta de software nativo y al marketing menos agresivo de Commodore, enfocado mayormente en el Amiga en ese tiempo. Una explicación adicional puede encontrarse en el hecho de que el C64 vendió muchas unidades a la gente interesada principalmente en videojuegos, a los que la cara C128 no les daba demasiado valor como para actualizar. Unas pocas aventuras de Infocom tomaron ventaja de la pantalla de 80 columnas e incrementaron la capacidad de memoria y unos cuantos juegos del C64 fueron portados de manera nativa, como Kickstart 2 y The Last V8 de Mastertonic y Ultima V de Origin Systems, pero la mayoría de juegos funcionaban en modo 64.

Hoy aquí os presentamos una nueva carpeta de portables en el Retro Ftp donde iremos subiendo juegos exclusivos para este gran olvidado de la familia commodore. Tenéis más información de cómo acceder a nuestro Ftp privado solo para socios en este enlace:  RETRO FTP