viernes, 26 de agosto de 2016

Alexey Kiddo, el amigo Bart Simpson y la Megadrive



Ya desde sus primeras temporadas, Los Simpson empezó a recibir varios videojuegos, de calidades dispares, destacando la ya conocida máquina recreativa de Konami o el Hit'n Run para PS2, XBOX y GameCube. Acclaim consiguió la licencia de la serie para crear varios videojuegos tanto para ordenadores como consolas. Esta encargó a Sculptured Software, el desarrollo de dos juegos protagonizados por Bart Simpson para las dos consolas estrellas de 16 bits, Mega Drive y Super Nintendo.

El primero de ellos es Bart's Nightmare, lanzado en 1992 para Super Nintendo y en 1993 para Mega Drive. Su premisa parte de que Bart Simpson se queda dormido haciendo los deberes del colegio. Su pesadilla comienza cuando el viento echa a perder todas las hojas con los deberes y Bart tiene que recuperarlos todos antes de que se despierte. La partida comienza en una calle vientosa llena de trampas como buzones vivientes, cabezas de Jebediah Springfield, la propia presencia de los matones Jimbo, Dolph y Kearney o un hechizo de Lisa que le convierte en sapo. 

Por suerte, Bart cuenta con un skateboard que le permitirá recargar energía y conseguir las hojas más rápido o un chicle que también le permite recobrar la vida. Al conseguir una de las hojas, nos transportamos hacia ellas y hay que elegir una de las dos puertas que llevan a un minijuego en concreto. Hay 5 minijuegos disponibles en este juego; Bartzilla, el torrente sanguíneo de Bart, un minijuego protagonizado por Rasca y Pica, Bartman e Indiana Bart. En todos los minijuegos destacan la aparición de algunos de los muchos e icónicos personajes secundarios de la serie. El final del juego depende de los resultados, si ha conseguido todas las hojas, la nota de Bart será un A+ y de lo contrario, Bart sacará un F- haciendo enfadar al resto de la familia Simpson.

Dos años después, Sculptured Software nos trae una especie de secuela espiritual llamada Virtual Bart. Se celebra la feria científica en la Escuela Primaria de Springfield y su atracción principal es una máquina de realidad virtual, expuesta en el salón de actos del colegio. Bart se siente atraído por el invento y se convierte en el conejillo de indias del experimento. A diferencia del Bart's Nightmare, sólo cuenta con una ruleta que va seleccionando aleatoriamente los seis minijuegos que conforman el juego. 

Estos son el matadero de Krusty, un tobogán acuático, una carrera de motos en un Springfield postapocalíptico, una escena prehistórica con dinosaurios, los primeros años de Bart como bebé saltando árboles y una guerra de tomates antes de la foto escolar en la que tiene que posar Bart con sus compañeros de clase.

Durante el desarrollo de Bart's Nightmare, Bill Williams, el diseñador del juego, abandonó la industria de los videojuegos para dedicarse a los estudios de teología. Murió el 28 de marzo de 1998 a causa de una fibrosis quística.

Las versiones para Mega Drive de ambos juegos las podéis conseguir en formato portable desde nuestro FTP PRIVADO para nuestros socios. Mas Info Aqui