Abandonteca

 


Me parece el momento ideal para hablaros del MSU1, justo ahora que las consolas han perdido por completo su identidad como máquinas independientes transformándose en ordenadores personales con ligeros retoques y limitaciones.

En la época dorada de los 16 bits se soñaba con la tecnología igual que ahora. A la obsesión actual por los polígonos, las resoluciones y los efectos de partículas la sustituía el continuo debate por el número de megabits que tenía un cartucho y el tamaño de los sprites 2d.

Y es que si había algo que limitaba nuestros sueños en aquella época era el inmenso coste que tenían los eficaces cartuchos de videojuegos. En la actualidad, gracias a los ridículos precios de los formatos ópticos como el Dvd y el BluRay los límites a la imaginación de los desarrolladores los pone exclusivamente la pereza que tengan para optimizar su código.

Cuando Sega lanzó su soporte de juegos para CD-Rom no fuimos pocos los que nos emocionamos en esperar el mismo movimiento por parte de la entonces hegemónica Nintendo. La historia en la que naufragó aquella propuesta recordaremos que llega a su fin con Sony entrando en el mercado con Playstation.




A muchos de los que vivimos aquellos años siempre nos quedó la espinita clavada de saber de qué habría sido capaz nuestro cerebro de la bestia con megas sin límite a su disposición y una calidad de audio aun superior a la que equipaba.

Por lo visto, alguno de aquellos niños mantuvo el sueño durante mucho tiempo y acabo aprendiendo a programar. Hablaremos de él con el sobrenombre de Byuu.

Byuu es el creador de uno de los emuladores más fieles a Super Nintendo que se conocen, el Bsnes. Su conocimiento de la máquina es tan enfermizo que pudo diseñar un emulador que ha conseguido clonar en un 100% el funcionamiento de la consola sin emplear ningún truco. A todos los efectos, un juego funciona en Bsnes del mismo modo que funcionaría en una Super Nintendo autentica, solo que de manera virtual.




Para Byuu, conseguir una gesta tan absoluta se le quedo corto. Quería Rescatar la idea de soñar con la capacidad que habría tenido la consola teniendo megas baratos a su disposición y diseño el MSU1.

El MSU1 es un proyecto de chip perfectamente documentado y factible de fabricar que permite que una Super Nintendo pueda manejar hasta 4 Gigabytes de Datos. Con una capacidad tan grande la consola es capaz de ejecutar vÍdeo a una calidad respetable y ofrecer audio con calidad CD sin perdida.




Es un chip de expansión bastante sencillo, no muy distinto de otros que engrosaban las listas de algunos de los juegos de última hornada de Super Nintendo, como el Super Fx de 'StarFox' o los DSP incluidos en 'Pilotwings' , 'Super Mario Kart' y otros.

MSU1 nos muestra como Super Nintendo era perfectamente capaz de ejecutar video a tasas de 30 FPS con buena calidad y ofrecer un audio totalmente cristalino si se libraba de las restricciones impuestas por el formato cartucho.

Además de materializar el sueño del CD-Rom que Super Nintendo nunca tuvo, el MSU1 se convierte en una plataforma estupenda para experimentar con desarrollos indie.





En los foros de Internet se discute acerca de la posibilidad que este chip brinda para crear versiones mejoradas de antiguos juegos añadiéndoles introducciones de anime o mejorando sus bandas sonoras. Entre algunas muestras tenemos el 'Chrono Trigger' con las intros de la versión de Playstation y numerosas iteraciones de Mario World con bandas sonoras exclusivas.

DISPONIBLE EN: